ENSAYO SOBRE CERVANTES: DE LA VIVENCIA AL PAPEL

La literatura está en nuestras vidas desde hace miles de años y con ella maravillosos autores nos han dejado un trocito de su vida, de sus experiencias en la vida y momentos para disfrutar y pasar a la historia. Es verdad que hay muchos escritores buenos y merecen ser recordados y honrados por su trabajo, pero pocos de ellos consiguen remover al lector, no solo a uno, sino a la mayoría de ellos, para que después de décadas nunca se pare de vender como cualquier otro libro actual.

Uno de estos grandes escritores es Miguel de Cervantes, mayoritariamente conocido a nivel mundial por su famosa novela de El Quijote, pero que junto a sus otras obras nos ha dejado parte de su experiencia personal en la vida, una vida que no fue muy sencilla.

Como anteriormente he dicho, tuvo una vida un tanto complicada, los problemas económicos eran el centro de todas las preocupaciones de su gran familia, cosa que les producía una inestabilidad e inseguridad tanto familiar como vital.

Esto le llevó a tener problemas con la justicia e irse a Roma donde ingresó en la milicia y participó en la Batalla de Lepanto, donde a pesar de caer enfermo nunca se rindió ni decayó y de la que estuvo muy orgullosos de participar. Pasó años en Italia y a la vuelta, abordado por piratas, fue hecho prisionero y vendido como esclavo. Tras pagar el rescate y volver a España ocupó el puesto de comisario real de abastos que le puso en contacto con el campo y la naturaleza, y de recaudador de impuestos por el sur de esta.

Tras hacer un recorrido por su vida podemos ver la manera con la que se enfrenta a la realidad: esa valentía ante todas las situaciones de peligro a las que se tuvo que enfrentar, el nunca rendirse a pesar de todas las circunstancias, siempre intentaba huir y fugarse cuando estaba cautivo y tenía esa esperanza de poder vivir y tener una vida digna como cualquier otro autor de la época.
Su situación le hizo valorar las pequeñas cosas y momentos de la vida que otra persona más privilegiada descartaría. Esa lucha para ayudar a la familia o, simplemente, para sobrevivir y enfrentarse ante aquella sociedad y época en la que le tocó vivir.

Dada su estancia durante un tiempo en Italia la mayoría de sus obras siguen el modelo de la literatura italiana. Se puede ver  la diferencia en el estilo de sus obras con las de la época en España y las abundantes referencias que hace a este hermoso país y sus ciudades.

Las novelas ejemplares muestran indirectamente aspectos de su vida y con esa intención didáctica nos enseña su situación o la de muchas personas en aquellos tiempos. En Rinconete y Cortadillo, por ejemplo, podemos ver una condición paralela a la suya. Dos niños que tras escaparse de casa se buscan la vida por el sur de España, ¿no os suena de algo?
Además en muchas de las “novelas” hace alusión a un rapto que podría referirse al momento en el que fue cautivo por los piratas, él también fue raptado.

Pero ahora centrémonos en su obra más conocida, El Quijote. Para empezar se dice que podría haber empezado a idear el contenido de esta obra mientras estaba preso, tal vez para no perder la cabeza, como su protagonista, evadirse de lo que estaba viviendo o simplemente porque así lo deseaba.

Como todos sabemos, el famoso hidalgo don Quijote se caracteriza por su simpleza y escasez, no hay nada más que pensar en su figura, en su original armadura y en ese delgado Rocinante que parecía que llevaba sin comer años. Y, ¿Esa invencible voluntad por ser caballero? No le valían las opiniones ni las críticas de nadie, él tenía las ideas muy claras de conseguir su propósito y ser como el protagonista de aquellos libros que llevaba toda su vida leyendo y que tal vez fuesen el motivo de su locura y obsesiva ambición. Pero él, desobediente a todo esto, tenía ese motivo de conquistar y conocer a su dama, un motivo que le daba la vida y el que le hizo conocer a su fiel compañero de viaje, Sancho.

Dicho esto podemos ver cierta similitud en ambos personajes. La simplicidad por la escasez de recursos durante su existencia, el afán por poder triunfar como esos escritores famosos de su época que eran capaces de subsistir haciendo lo que realmente disfrutaban, tal vez ese fuese su motivo, su Dulcinea. Y esas ganas de ser libre, de querer liberarse siempre de lo que le aferra, no querer ser esclavo, representadas en los ideales de justicia y libertad de este famoso personaje.

Tal vez todos estos detalles y observaciones sean muy subjetivos y opuestos en otras opiniones pero hay que reconocer que la literatura y las palabras siempre están basadas en vivencias personales, sentimientos y emociones. No quiere decir que todas las obras de cada uno de los escritores deban estar basadas en sus vidas o acontecimientos personales, pero siempre habrá cierto simbolismo o cierta referencia a un momento impactante durante su camino en la vida.

Solo sabemos que Cervantes consiguió llegar a ser conocido mundialmente y que su vida pueda haber influido o no en sus obras pero que se merece más prestigio que solo recordarlo en fechas concretas de aniversarios. Deberíamos celebrar continuamente que aunque Cervantes haya muerto, sus obras y su espíritu de vida siguen entre nosotros.

Patricia Vera

0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *