Mejoras sociales, ¿para cuándo?

Todos (o casi todos) hemos estudiado las características de la Ilustración a lo largo de nuestra vida estudiantil pero, ¿podríamos ahora recordarlas o incluso observarlas en nuestra sociedad actual?

Lo primero que tenemos que saber es qué es la ilustración. Si navegamos un poco por la web encontramos muchas definiciones similares: «Movimiento cultural e intelectual europeo (especialmente en Francia e Inglaterra) que se desarrolló desde fines del siglo XVII hasta el inicio de la Revolución francesa, aunque en algunos países se prolongó durante los primeros años del siglo XIX. Fue denominada así por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la razón. El siglo XVIII es conocido, por este motivo, como el Siglo de las Luces». Tras observarla detenidamente, ¿de verdad hemos conseguido todo eso ahora? ¿usamos la razón en todos los ámbitos de la vida? y lo más importante, ¿no nos hemos sumido en un estancamiento cultural, político y humano después de unos pocos años de «avance y desarrollo para bien»?

Tras años de lucha a favor de la evolución racional, aunque sí que es verdad que en algunas cosas haya habido una mejora; bajo mi punto de vista, en muchas otras seguimos estando muy atrás y muy lejos de donde deberíamos estar. Supongo que estaréis preguntándoos a qué factores me refiero, pues bien, no sólo lo digo respecto a ámbitos tanto científico como político, sino también el social y cultural. Para estructurar un poco mis ideas, será mejor que lo divida por partes explicando qué querían conseguir los ilustrados acompañándolo de ejemplos que podemos tener a nuestro alrededor y que, seguramente, no percibimos.

En primer lugar, hablemos del mundo de la razón y las ideas que tanto defendían nuestros amigos los ilustrados. Lo llamaban el siglo de las luces debido a que abrieron muchas puertas en temas que hasta el momento estaban lejanos y con un difícil acceso por diversos motivos (tanto políticos como económicos y/o religiosos, que en esa época iban de la mano).  Grandes e importantes personajes de la época nos aportaron ideas e inventos que revolucionaron el mundo: Galileo Galilei, gracias a sus métodos científicos modernos nos dejó una infinidad de avances en esta materia que, con el paso del tiempo, han ido acogiendo una mayor importancia; Newton, con sus numerosos descubrimientos científicos; el filósofo Descartes, que nos dejó una nueva mentalidad filosófica… Todos ellos (y muchos más) crearon un movimiento que parecía que iba a llegar muy lejos y, a su vez, que se mantendría por muchos años. Aunque, ¿ha sido realmente así?

Mas bien no pero, antes de contestar por completo a la pregunta formulada, sigamos con el siguiente punto: la política. Es un tema en el que aún en pleno siglo XXI existen diversos «agujeros negros»que actúan como succionadores de las mejoras igualatorias.  En primer lugar, J. Locke legalizó la idea de que el poder político respetase los derechos naturales del hombre, hagamos incapié en esa palabra, ya que en vez de usar personas, aparta de algún modo a las mujeres queriendo no relacionarlas con los derechos naturales. Da a entender que es algo únicamente exclusivo para los hombres. Lo peor de todo es que tampoco eran todos los hombres… en fin, que esto no acaba de convencerme. Los ilustrados criticaban y sustituyeron finalmente el poder monárquico absoluto por un nuevo principio: La legitimidad del poder basada en los ciudadanos; es decir, que los poderes quedan divididos y no todos en manos del rey. Comparten la idea de un sistema que elimine la representación por estamentos y permita, mediante el Parlamento, la expresión de la voluntad general. Los principios políticos y los derechos naturales del hombre se establecen en constituciones escritas, que deben ser obedecidas y respetadas por gobernantes y gobernados. Todo muy utópico, ¿no creéis?

En cuanto a economía se refiere, los partidarios de la ilustración se dividían entre dos modelos económicos: el fisiocratismo y el liberalismo económico. Ambos criticaban los monopolios y el sistema mercantilista (la riqueza de una sociedad estaba ligada a su capacidad para acumular metales preciosos). Mientras que los fisiócratas (Robert Jacques Turgot) señalaban la capacidad agrícola como el motor de la economía, el liberalismo económico de Adam Smith argumentaba a favor de la iniciativa privada y de la renuncia del Estado a actuar en economía, para multiplicar el trabajo, base de la riqueza de una sociedad.

Siguiente tema: la sociedad. El pensamiento ilustrado es de carácter burgués. Veían las estructuras sociales del antiguo régimen un impedimento para su ascenso social. Por esto postulaban el fin de la sociedad estamental y el establecimiento de una de clases.

Por último, pero no por eso menos importante, la cultura (y dentro de esta podríamos incluir la religión). Se declararon librepensadores, apoyaban la tolerancia religiosa y rechazaban la influencia que el clero ejercía sobre la sociedad. El racionalismo también actuó sobre lo religioso, apuntando al deísmo, que proponía la existencia de un Dios creador pero que no interviene en el mundo. Es una manera diferente e innovadora de considerar al Dios, cosa que no gustaría a muchos, supongo.

Una vez vistas grosso modo las ideas en los diferentes pilares de una sociedad desde el punto de vista ilustrado, toca hacer una reflexión crítica y comparativa con la actualidad.

Todo lo expuesto anteriormente nos deja mucho que desear si pegamos una ojeada a la actualidad en la que nos encontramos. La razón, esa capacidad del ser humano… claro que la usamos pero no todos por igual ni de la misma forma. Hay gente que es más partidaria de esta y mucha otra que prefiere moverse y basarse en los impulsos. Una parte de la razón sería la lógica, ¿es todo lógico? ¿Es lógico castigar por manifestarse ante una injusticia social? ¿Es lógico (y humano) dejar a miles de personas fuera de las fronteras que huyen de una guerra que nunca acaba? Pocas cosas hay lógicas.

Sigamos con la política. ¿Es realmente nuestro estado uno democrático? Si lo fuera toda la gente vería su voz representada y validada, pero gracias a los sistemas políticos y de contabilidad de votos que hay, existe una gran desigualdad en cuanto a votos se refiere, ¿por qué? ¿Por qué unos necesitan 5 votos y otros 100 para conseguir lo mismo (números no reales). Los derechos han pasado a llamarse Derechos Humanos. ¿Para qué? Si no somos capaces de respetarlos. Mucha gente sufre todo tipo de aberraciones y violaciones de dichos derechos, solución: mirar para otro lado. En cuanto a las leyes, constitución, etc…, ¿legítimas? No lo creo. Tenemos que plantearnos si sabemos definir correctamente los términos. No todo lo legal es legítimo, por lo tanto, eliminemos todo aquello que no sea válido para todos por igual, no sólo para una mayoría.

Económicamente hablando… Creo que con una única palabra definimos nuestra sociedad: capitalista. Bueno, o más bien podríamos usar dos: capital y consumista. Repartición igualitaria de la renta, ¿qué es eso? ¿Existe? Unos pocos muy ricos, muchísimos muy pobres. La total igualdad señores. Seguimos una única filosofía económica: crea, vende, compra, consume y, ¿cómo podríamos acabar la serie? ¿Sucumbe? ¿Sométete? ¿Desculturízate? Puede parecer duro pero, si no hacemos más que comprar y comprar (sobretodo cosas innecesarias) ayudamos a aumentar la desigualdad que tanto criticamos. No seamos hipócritas y paremos esto. La globalización existente puede ser buena para unas cosas, pero no válida para todas. Creemos que tanto las multinacionales como las empresas y tiendas nos hacen más fácil la vida; pues bien, yo creo que somos nosotros los que se la facilitamos.

Hablando ahora de todo un poco, medios de comunicación: ¿entretenimiento o informativos? Más bien la primera. Todo lo que vemos son sucesos muy por encima, controlados por los gobiernos, información manipulada, programas que atentan contra la inteligencia humana… La gente dice «Oh que bien, leí en el periódico…» O «Vi en la tele que… » ¿Qué viste? ¿Nos enteramos de por qué huye la gente de sus países? ¿Sabemos las razones que empujan a todos ellos a jugarse la vida? ¿Conocemos la situación de países pobres sanitariamente hablando? ¿Podemos hacer algo para mejorar todo esto y acabar con tanta desinformación? Sí, ¿lo hacemos? ¿Para que? Es más cómodo sentarse, ver cuatro cosas que te dicen y ya está. La empatía es cosa de perdedores. Si en estos momentos estamos así, ¿qué clase de futuro nos depara?

Actualmente no vivimos en una sociedad de clases o estamental como tal, pero si hay gran cantidad de factores que nos dividen en grupos. Seguimos sin avanzar en cuanto a sociedad se refiere. Y para acabar, cultura y religión. Somos libres de pensar o creer aquello que veamos cómo correcto, pero no hagamos de ello algo radical. Debemos respetar y tolerar las diversas y diferentes opiniones de todos los que nos rodean. ¡La diversidad cultural es magnífica! Viajar y aprender, cultivar nuestra mente, enriquecerse de cultura de miles de países diferentes, ¿por qué no queremos eso? Otra cosa aún a mejorar.. Ya van unas cuantas.

En conclusión, creo que los ilustrados hicieron avances en comparación a lo que tenían en su sociedad pero que aún nos queda muchísimo por mejorar. En todos los ámbitos observamos que no es todo de color de rosas y que lo único que hacemos es repetir la historia (con alguna leve modificación).

Estancados en un ciclo humano que no permite ir más allá de lo ya establecido, que es injusto y destructivo para todos nosotros.

0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *