Cuento Romántico Cris, Jorge y Mireia.

En el interior de una habitación metálica, herméticamente aislada del mundo propio, una única sombra de ruda silueta se interponía entre el destello de las vidriosas cápsulas y la oscuridad del habitáculo.

El sueño de la razón produce monstruos, Goya

Agatha: (Sonido de una grabadora). 3 de marzo de 2934. La reconstrucción de cada eres ha sido todo un éxito. Parece que el líquido amniótico de las cápsulas empieza a dar sus frutos.

(Sonido de una grabadora). 7 de marzo de 2934. El proceso es lento pero efectivo, pronto esta escoria habrá renacido.

(Sonido de una grabadora). 25 de abril de 2934. Primer sujeto, Ed Gein, brillante intento de cambio de sexo. Segundo sujeto, Enriqueta Martí, vampiresa de pacotilla, asesina de calidad. Cuarto sujeto, mi querido Adolf, bienvenido.

(Sonido de una grabadora). 2 de junio de 2934. Los sujetos están listos para renacer y ser depositados en el campo de prueba.

Las cápsulas aspiraron el líquido amniótico que almacenaban en su interior y la parte inferior de estas se abrió dejando caer los sujetos en el interior de un habitáculo oscuro, frío, de estructura cúbica. El acceso de las cápsulas al habitáculo se cierra hermetizándolo  de nuevo. Las luces se encienden de golpe y hay una pequeña pantalla en la pared Norte y poco a poco, los sujetos despiertan.

Todo está oscuro, no sé donde me encuentro. Desconozco este lugar. Es cúbico y moderno, ¿qué demonios hago aquí? Las paredes plateadas y la infinidad de diminutos leds que las decoran ciegan mis ojos. Miro a mi alrededor, no veo nada, solo grandes masas de ropa de varias y diversas épocas tiradas en el suelo. A ambos lados de cada una, un charco de agua que parece secarse a una velocidad desconocida. Escucho un ruido y veo a las masas levantarse poco a poco. Mi cerebro empieza a atar cabos pero no siento miedo, ¿qué es el miedo para un asesino de mi categoría?
A mi derecha, una mujer con una grandiosa delantera, cabellos oscuros y mirada penetrante se deshace de una capa roja que le viste. Giro levemente el cuello hacia el centro. Un hombre con rasgos femeninos y mirada diabólica me observa sentado sobre sus rodillas con los brazos envolviendo a estas y, a su vez, mueve con cuidado la cabeza para mirar y controlar todo lo que sucede a su alrededor. Por último, a mi izquierda: otro hombre, pero esta vez más alto y delgado, con sombrero ocultándole la mirada y una capa negra y desgastada. Me suena de algo, me parece familiar, pero el caso es que no logro recordar por qué. Sigo sin entender que hago encerrado aquí y menos qué hago con estas personas. Alguna relación habrá… debo averiguarla para seguir descubriendo cosas y poder huir. Será mejor que diga algo, parecen igual de sorprendidos que yo.

– Buenas, mi nombre es Ed Gein. Soy de Texas, encantado.
-Yo soy Enriqueta, de Barcelona.
-Jack.
-Espera, Jack? Jack el destripador? -dice mientras intenta no parecer tan sorprendido como lo está por dentro.
-Así es. ¿De qué me conoces?¿Tu también has vivido en mi ciudad?
– Pero pero…no es posible…
– ¿Se puede saber de que hablas?
– Yo…eh…yo… Nací en 1960 y, que yo sepa, tu eres de 1888… como puedes estar aquí, vivo? Fuiste una referencia para mi vida,para mi trabajo.
– Que consiste en …?
– (Se muestra titubeante y no responde) Mmmmm….
– Si ha seguido mis pasos, debe ser un asesino, de los más sangrientos de su época.
– Así es, misterio descubierto.
– Ya van cuadrándome las cosas.. yo también. y no es por quitar mérito a nadie.. pero aquí el más considerado asesino soy yo… toda la gente me temía.
– Todos somos grandes asesinos, no discutamos ahora eso.. en vez de tanta cháchara.. ¿por qué no averiguamos que hacemos aquí y cómo es posible que, siendo de diferentes épocas, nos encontremos todos juntos y vivos?
– Tiene razón, una que piensa.. Pero, antes de eso quisiera sab…. (es cortado por un megáfono)

-Queridos míos, bienvenidos al cubo del tiempo. Os encontráis aquí metidos porque, gracias a mi magnifica mente, he descongelado y reconstruido 4 de los cuerpos de los mejores y más sanguinarios asesinos que ha habido a lo largo de la historia… estaréis pensando como salir, muy sencillo. Es un juego al que yo llamo.. demostrar si sois dignos de tal titulo. Pronto tendréis noticias mías.

-Alguien sabe de quién se trata?-dijo Jack.
-Ni idea pero si ha conseguido lo que ha dicho debe tener una mente excepcional y un poder tanto político como económico…
-Tienes razón enriqueta…
– Pues yo no pienso quedarme de brazos cruzados para ver cómo morimos. si hace falta, acabaré con lo que se me ponga por delante, incluida esa estupida voz.

Y se va a una esquina del cubiculo. Los otros tres permanecimos en silencio, mirándonos los unos a los otros para ver quién sería el siguiente en hacer un movimiento. Finalmente, cada uno se dirigió a su respectiva esquina y, dando la espalda a los demás, nos sentamos a cavilar sobre todo lo que había pasado en un mínimo espacio de tiempo. Al rato se iluminó la pantalla de enfrente con notas informativas, en ellas, aparecía toda nuestra vida y biografía, incluyendo nuestros asesinatos más atroces y nuestro modus operandi.
Tras haber estudiado detenidamente durante un buen rato las fichas de mis compañeros de “prisión” he averiguado lo siguiente: Enriqueta Martí es la llamada “Vampira de BCN”, asesina en serie, prostituta, violadora de niños y con una leyenda a sus espaldas, el actuar como un vampiro con sus víctimas. Jack, más conocido como Jack el destripador; estrangula, degolla y mutila el abdomen de sus víctima (la mayoría mujeres), un tipo a tener en cuenta si permanecemos mucho aquí encerrados. Y por último, Jeffrey Dahmer, acusado de necrofilia y canibalismo, un bestia. Violaba y torturaba a sus víctima (todo hombres y jóvenes). Me mantendré al acecho.
También había información mía en la pantalla. Mi nombre es Ed Gein y asesinaba por gusto. Mi trabajo consistía en arrancar la piel de mis víctima para colocármelas y conseguir una transformación de sexo, pero nunca pude llevar a cabo mi plan al completo…
Ahora que todos sabemos la mierda de todos, debo esperar y observar, estar atento a todos y cada uno de sus movimientos para, si hace falta, contraatacar. No sé a quién puede pertenecer la voz que oímos pero no debe ser nadie con quien poder dialogar. Aunque, en realidad, menuda idea… Ninguno somos gente con la que poder dialogar tranquilamente, somos más de acción, y no cualquier tipo…sino de la sangrienta y violenta.
Pasan las horas y seguimos sin nuevas noticias, cada uno sigue a su bola. Acabo de intercambiar la mirada con Jeffrey, pero no sé si es porque quiere algo conmigo o porque tiene un plan para deshacernos de los otros dos. Justo cuando voy a acercarme a él, se oyen unos golpes y un nuevo mensaje aparece en la pantalla de una de las paredes frías y planas. Contiene el siguiente mensaje: “Solo 3 podrán pasar de habitáculo, estáis dispuestos a hacer enemigos a la primera de cambio? Os lo dejos en vuestras manos…” Firmado A. ¿A? ¿Quién es a? Solo sé que no puedo morir y menos a manos de estos asesinos de pacotilla… Pero, ¿como deshacerme de alguien si no tengo nada a mi disposición para acabar con ellos? Tendré que seguir pensando..ya es hora de dormir, estoy cansado y será mejor descansar para mantener las ideas claras mañana, todos duermen así que no hay riesgo de que algo malo me pase.
Me he levantado y todos siguen tumbados. No veo nada cambiado, solo una nota que dice: “queda menos para que uno de vosotros acabe su estancia…” ¿Será una trampa? Decido guardármela y no avisar, aquí cada uno debe jugar sus cartas.

((Cree que les lleva ventaja pero esta muy equivocado)).
Una vez todos despiertos, seguimos en el mismo plan: ir cada uno a la suya pero sin quitarle el ojo de encima a los demás. Pero de repente… RUIDO. Algo se abre, es una puerta! Nadie se mueve… ¿Será una trampa?

-A ver quién es el chulo que pasa primero..
– Las damas primero…
– No te lo crees ni tú.. Aunque, tú cuentas como una verdad?
– Basta ya! Pongámonos serios.. Alomejor quién pase muere disparado si, pero debemos correr el riesgo.
-Tanto que hablas, pasa tu primero.

((De repente, Enriqueta empieza. A andar y, decidida, atraviesa la puerta sin que nada suceda.))
Todos nos miramos y empezamos a correr para pasar. Desgraciadamente, soy el que más alejado está de la obertura y, lo último que escucho es un grave sonido que suena a metal contra metal, chocando con una violencia tremenda. No puedo moverme, y todo se oscurece…

((ED es el primero en abandonar la ”segunda vida” que se les ha ofrecido a esos cuatro privilegiados, o no tan privilegiados. Todos miran horrorizados el cuerpo en sangre viva de Ed, el cual ha muerto sin piel, todo lo contrario a lo que él pretendía con las muertes que llevaba a cabo.. Matar arrancando la piel y morir por ese mismo motivo… ¿Extraño verdad?))

-¿Qué ha pasado?
-¿Por qué encerrarnos aquí para matarnos de forma que suframos lo que hacíamos?
-Venganza…
-Pero venganza de que? No tenemos ninguna relación salvo que nos dedicábamos todos a lo mismo.
-Solo sé que es un juego en el que no va a haber ganador… Somos simples juguetes para alguien que disfruta. Viéndonos sufrir lo tanto nos gustaba…

Tras las palabras de Jack, nos quedamos pensando y nos alejamos hacia las esquinas para, cada uno, analizar la situación. Pasan las horas y no puedo parar de darle vueltas a una cosa ¿tendrá un orden para acabar con todos nosotros, o serán muertes aleatorias y cada cual más violenta? ¿Seré yo el siguiente? Arrancó de mi mente ese pensamiento y empiezo a pensar que hacer.

En cuanto a mis “compañeros”… Jack es frío y calculador, enriqueta parece que se mueve por impulsos y pasiones (nada bueno), y yo.. En fin… ¿Qué puedo decir de mí? Más que miedo me siento perturbado, inquieto. Todo Sto es nueo para mi. Y para cualquier persona, hemos revivido una vez muertos joder! Todos se giran para ver qué pasa, he debido hacer mucho ruido al dar el golpe y se ha mostrado asustado, no debería llamar la atención si quiero ganarles.

((La pantalla se enciende. Un fondo blanco alumbra la habitación y todos se giran hacia ella. Aparecen una serie de letras y números)).

 -Alguna idea de cómo descifrarlo?
-No, pero tendremos que trabajar duro para conseguirlo lo antes posible.
-De momento será enorme descansar… Mañana nos ponemos con eso.
-Está bien, además, nos está pagando las luces. No quiere que veamos si algo se modifica en esta nueva habitación.
-Aunque es exactamente igual a la anterior…

((Con estas últimas palabras de enriqueta se van a dormir)).

Quiero pero no puedo dormir. Los ojos permanecen cerrados, pero mi mente está activa y no puedo desconectar tan fácilmente. Abro los ojos, no veo nada. Los abro como platos para ver si puedo divisar algo a mi alrededor. Se escuchan ronquidos y suspiros así que, duermen, no hay peligro. A lo lejos veo algo reluciente, del tamaño de una perla. ¿Qué será? De repente desaparece. No sé qué pensar. Vuelve a aparecer, pero esta vez lo hace desde la otra parte del cubiculo y más próximo a mi. Por segunda vez, se funde en la oscuridad. Me levanto y palpó con las palmas de mis frías manos el aire de alrededor. No noto nada, solo eso: aire. Escucho una risa, que se pierde en la “noche”… Parece venir de mi derecha, es una carcajada de mujer, y la única que hay es… Enriqueta!!! Intentó girarme y dar un golpe a lo que se me ponga por delante pero es demasiado tarde. Me desgarra el dolor punzante que acaba de atravesarme el cuello. Sí, era el siguiente…

(( Jeffrey siente como el colmillo derecho raja la piel de su cuello y como el izquierdo se hunde, atravesando la yugular. Mucha sangre, gritos de dolor, muerte. El segundo en morir: Jeffreey Dahmer; gay violador, misogino y asesino de cientos de jóvenes, muerto a manos de una mujer, irónico ¿verdad?))

-Un problema menos, ahora a ver cómo puedo salir de aquí.-

Decía mientras iba dando vueltas alrededor del cubo, recorriendo hasta el último rincón, cuando de repente comenzó a moverse el suelo

-¿Pero que está pasando?

Se preguntaba mientras caía por el suelo que se había abierto, se desmayó por la caída y cuando despertó, vio a un hombre atado a un escalofriante pincho sobre s cabeza. El hombre que vio Enriqueta era Jack el destripador, aunque ella no se había dado cuenta.

-Solo si me salvas podremos salir de aquí, lee la pantalla, pero antes tendrás que acertar la clave para desatarme.

Enriqueta, desespera por salir, se acercaba poco a poco hacia Jack, cuando de repente el se soltó y se abalanzó so

-Traidor!
-Morirás, es mi misión, solo si mueres seré libre. La jefa me lo juró.
-No estés tan seguro.

Lo que no sabía Enriqueta es que a Jack le habían inyectado una sustancia que contenía partículas de ajo, el cual no podía tocar por ser vampiresa. De repente se queda sin fuerza al ingerir la sangre de Jack.

-Aaahh no puedo moverme (Decía Enriqueta mientras sentía como iba a estallar hasta que reventó. BOOM. Habían restos de huesos por todos lados, sangre por las paredes…)

-Por fin, soy libre

De repente, se escucho un sonido muy fuerte y se encendió una pantalla, en la cual ponía: “Para tu libertad del pincho tendrás que estirar.” Al ver lo que ponía en la pantalla Jack dijo:

-Parece ser que podré volver a ver la luz del sol, solo queda estirar del afilado pincho y pondré fin a esta tortuga que he pasado.

Se dispuso a estirar cuando de repente se abrieron las paredes y salieron miles de pinchos que se iban acercando rápidamente hacia él.

-Nooooo!

El último de seis despiadados asesinos, el único que había visto cada una de las particulares muertes y había advertido como sus compañeros habían muerto siguiendo su propio modus operandi. Algo extraño sucede, se escuchan pasos y no provienen de los altavoces de la sala, no hay ninguna abertura en paredes, suelo o techo y la televisión sigue apagada. Un momento, empieza a formarse un agujero en la pared Este, aparece una mujer de complexión ruda y ancha, si no fuera por el abundante pecho, se podría decir que es un hombre.

-¿Quién eres tu?
-Agatha Polzl, un placer.
-Déjate de presentaciones y salgamos de aquí.
-No lo entiendes, ¿verdad? Yo os he metido aquí a todos vosotros.
-¿Tú? ¿por qué?
-Debería haberse hecho justicia con escoria como vosotros y debisteis morir de un modo más cruel, al igual que vuestras víctimas. Sobre todo tú , me avergüenza ser descendiente tuya.
-Polzl era el apellido de mi mujer, si fueses descendiente mío tu nombre sería diferente.
-A la muerte de tu mujer tus hijos fueron otorgados a una familia judía que se le pagó el viaje fuera del país con la condición de que el primer apellido se perdiese.
-Mi sangre no trataría con sucios judios.
-Pronto vas a quedarte sin ella.

Antes de que a Hitler le diese tiempo a reaccionar, Agatha lo embistió con un hierro quemador en el pecho, semejante al que se marcaba al ganado en la antigüedad. La piel de Hitler se deshacía bajo el hierro ardiente y el dolor se volvió más agudo al arrancar el utensilio de su piel, dejando a la vista una Estrella de David, símbolo de la religión judía.

Agatha desapareció del habitáculo por el mismo agujero por el que había accedido a él, el cual posteriormente se cerró sin opción a abrirse de nuevo. Hitler, entumecido por el dolor, se arrastraba por el suelo. Un gas asfixiante empezó a descender del techo, provocándole a Adolf Hitler la muerte, al igual que él la había sembrado por la comunidad judía.

0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *