ISABEL ALLENDE

Prezi Isabel Allende

tumblr_static_photo_3

ISABEL ALLENDE

(Lima, 1942) Escritora chilena, cursó estudios de periodismo. Trabajó como redactora y columnista en la prensa escrita y la televisión.

En 1960 Isabel Allende entró a formar parte de la sección chilena de la FAO, la organización de las Naciones Unidas que se ocupa de la mejora del nivel de vida de la población mediante un exhaustivo aprovechamiento de las posibilidades de cada zona.

La primera gran novela de Isabel Allende, La casa de los espíritus, próxima al llamado «realismo mágico» fue publicada en 1982. Fueron precisamente el ambiente y los sucesos previos que condujeron al golpe militar los materiales narrativos que dieron forma esta obra.

A estas grandes obras les siguieron otras, entre la que destacan Eva Luna (1987), El plan infinito (1991), Paula (1994), Afrodita (1998), Hija de la fortuna (1999), Retrato en sepia (2000) y el libro de memorias Mi país inventado (2003). Sus obras, que ocupan siempre los primeros puestos en las listas de ventas no sólo americanas sino también europeas, han sido traducidas a más de 25 idiomas.

“LA CASA DE LOS ESPÍRITUS”

Basada en los recuerdos de infancia y juventud de la propia escritora, La casa de los espíritus narra las peripecias de la saga familiar de los Trueba a lo largo de cuatro generaciones. Isabel Allende rememora y convierte en substancia narrativa las vivencias en la vieja casona familiar habitada por sus abuelos y sus excéntricos tíos, una mansión rodeada por una fecunda atmósfera liberal e intelectual que despertó su feraz imaginación y le inculcó el gusto por la lectura y la narración de historias. Al hilo de las peripecias de las mujeres que componen este núcleo familiar (auténticas protagonistas de la trama), la desbordada fantasía de la autora se va enhebrando con el repaso de los principales acontecimientos políticos de la historia reciente de Chile, hasta situar al lector en los primeros y dramáticos compases de la sangrienta dictadura militar.

FRAGMENTO COMPLETO:

 

“La organización era una necesidad, porque «el camino al socialismo» muy pronto se convirtió en un campo de batalla. Mientras el pueblo celebraba la victoria dejándose crecer los pelos y las barbas, tratándose unos a otros de compañeros, rescatando el folklore olvidado y las artesanías populares y ejerciendo su nuevo poder en eternas e inútiles reuniones de trabajadores donde todos hablaban al mismo tiempo y nunca llegaban a ningún acuerdo, la derecha realizaba una serie de acciones estratégicas destinadas a hacer trizas la economía y desprestigiar al Gobierno. Tenía en sus manos los medios de difusión más poderosos, contaba con recursos económicos casi ilimitados y con la ayuda de los gringos, que destinaron fondos secretos para el plan de sabotaje. A los pocos meses se pudieron apreciar los resultados. El pueblo se encontró por primera vez con suficiente dinero para cubrir sus necesidades básicas y comprar algunas cosas que siempre deseó, pero no podía hacerlo, porque los almacenes estaban casi vacíos. Había comenzado el desabastecimiento, que llegó a ser una pesadilla colectiva. Las mujeres se levantaban al amanecer para pararse en las interminables colas donde podían adquirir un escuálido pollo, media docena de pañales o papel higiénico. El betún para lustrar zapatos, las agujas y el café pasaron a ser artículos de lujo que se regalaban envueltos en papel de fantasía para los cumpleaños. Se produjo la angustia de la escasez, el país estaba sacudido por oleadas de rumores contradictorios que alertaban a la población sobre los productos que iban a faltar y la gente compraba lo que hubiera, sin medida, para prevenir el futuro. Se paraban en las colas sin saber lo que se estaba vendiendo, sólo para no dejar pasar la oportunidad de comprar algo, aunque no lo necesitaran. Surgieron profesionales de las colas, que por una suma razonable guardaban el puesto a otros, los vendedores de golosinas que aprovechaban el tumulto para colocar sus chucherías y los que alquilaban mantas para las largas colas nocturnas. Se desató el mercado negro. La policía trató de impedirlo, pero era como una peste que se metía por todos lados y por mucho que revisaran los carros y detuvieran a los que portaban bultos sospechosos no lo podían evitar. Hasta los niños traficaban en los patios de las escuelas. En la premura por acaparar productos, se producían confusiones y los que nunca habían fumado terminaban pagando cualquier precio por una cajetilla de cigarros, y los que no tenían niños se peleaban por un tarro de alimento para lactantes.”

 

 

 

GOLPE DE ESTADO EN CHILE 1973

Augusto Pinochet fue Presidente de Chile entre 1973 y 1990. A la edad de 17 años se embarcó en una carrera militar, pasando rápidamente a través de los rangos hasta ser nombrado Comandante en Jefe en 1973 por el presidente Salvador Allende, primer líder marxista elegido democráticamente en el mundo. Sólo tres semanas después de su nuevo cargo, Pinochet jugó un papel central en el golpe patrocinado por la CIA contra el presidente en septiembre de 1973. El objetivo del golpe era «liberar a Chile de la opresión marxista». Antes del golpe, Chile había tenido una larga historia de país democrático en el que prosperaba el Estado de Derecho.

 

El nuevo gobierno militar de Chile estaba formado por los comandantes en jefe de las tres fuerzas armadas (tierra, mar y aire), conocido como La Junta. Como jefe de la rama más antigua, el Ejército, Pinochet fue nombrado jefe de la junta militar. Las primeras acciones de la junta llevaron a prohibir todos los partidos políticos de izquierda. A pesar de criticar públicamente esta acción, los Estados Unidos proporcionaron apoyo al gobierno militar tras el golpe de Estado. Muchos de los opositores al régimen fueron detenidos y asesinados.

 

En diciembre de 1974, Augusto Pinochet se convirtió en Presidente de Chile. Su tarea principal fue revitalizar la alicaída economía del país mediante reformas de libre mercado, y su política condujo a un crecimiento sustancial del PIB, convirtiéndose en una economía liberalizada, bien integrada en el mercado mundial. El gasto público se redujo, los servicios estatales se privatizaron y se eliminaron las restricciones que Allende había impuesto a la inversión extranjera.

 

En 1980 se celebró un referéndum para decidir si se adoptaba una nueva Constitución. Entre sus propuestas se encontraban la de prohibir todos los partidos de izquierda definitivamente, para siempre, el aumento de los poderes presidenciales y también que le permitiese un período de mandato adicional de ocho años. El nuevo documento fue aprobado por más del 67% del electorado, aunque el resultado fue muy criticado por haber sido manipulado. Una caída temporal del crecimiento económico siguió al referéndum, lo que provocó huelgas y protestas en todo el país, todas las cuales fueron reprimidas. En 1986 Pinochet sobrevivió a un intento de asesinato.

 

En 1988 se llevó a cabo otro referéndum que preguntaba al pueblo sobre por otros ocho años en el cargo para Pinochet. Antes del referéndum, en 1987, frente a la presión internacional, Pinochet había legalizado algunos partidos políticos. El nuevo mandato de ocho años fue rechazado por el 56% de la población, lo que llevó a elecciones presidenciales y legislativas el año siguiente. Estas fueron ganadas por el izquierdista Patricio Aylwin, que reemplazó a Pinochet como presidente en marzo de 1990. Pinochet se mantuvo como comandante en jefe del ejército hasta 1998, lo que le garantizaba inmunidad judicial.

 

En 1998 el general Pinochet viajó a Londres para ser operado de la espalda, mientras que en la capital británica fue puesto bajo arresto domiciliario por las autoridades, a petición del Gobierno español, que pretendía extraditarlo a España para enfrentarlo a cargos de tortura. La detención provocó una larga batalla legal en la que la Cámara de los Lores dictaminó que debía ser extraditado a España. Sin embargo, en el 2000 el gobierno británico revocó ese fallo por razones médicas y el general regresó a Chile. Más tarde ese mismo año, la Corte Suprema de Chile acusó a Pinochet de abusos contra los derechos humanos, una decisión que posteriormente se anuló en el 2002, para restablecerse de nuevo en 2004, asegurando que esta Corte era, después de todo, competente para someterlo a juicio. Pinochet fue puesto bajo arresto domiciliario en espera de juicio pero murió de un ataque al corazón en 2006, antes de los procedimientos judiciales completos se pusieran en marcha.

 

 

 

0 votes

One thought on “ISABEL ALLENDE

  1. La información que proporcionáis abajo es muy completa pero he he hado en falta algo más en el prezzi, ya sea un poco explicar las demás obras, algo de su vida o vuestro comentario del fragmento. Más que nada para hacerlo un poco más atractivo pero es un buen trabajo y habéis mostrado la esencia de Isabel. Es una autora reconocida y habéis hecho un gran trabajo. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *