LÍRICA ROMANA

Roma conquistó Grecia y descubrió las maravillas de la cultura y literatura griega. Los griegos desarrollaron una cultura y una literatura propias de un alto grado de civilización que los romanos admiraron y rápidamente asimilaron. Los propios autores griegos se creían inspirados por la esencia divina. Aun hoy en día la literatura de la época arcaica y clásica permanece en la cima de nuestra literatura y sus obras son un claro referente de nuestra cultura, prueba de ello son las obras de autores como: Platón, Aristóteles, Homero, Demóstenes, Sófocles, Eurípides, etc.

La literatura romana propiamente dicha comienza cuando el Imperio se forma y los romanos se expanden fuera de la península itálica. Podemos establecer cuatro etapas: arcaica, clásica, postclásica y decadente.

  • Durante la etapa arcaica los romanos conocen el mundo griego, sienten admiración por él, e importan los géneros que más les agradan como: el teatro, la épica, la poesía y la historia. Su lengua algo rudimentaria tiene que adaptarse a la métrica, estilística y léxico griego. Al principio se dedican a traducir las obras griegas o utilizan directamente el griego. Destacan el poeta Ennio, los dramaturgos Plauto y Terencio, al prosista Catón y el satírico Lucilio.
  • En la etapa clásica, desde mediados del siglo I, Roma es  la capital y centro cultural del mundo y en ella se desarrolla una gran actividad educativa, marcada por la cultura griega y los maestros griegos. Los romanos hacen suyos los estudios y teorías griegas, especialmente los de Aristóteles, e inventan el clasicismo. Continúan los géneros literarios de la etapa anterior y se desarrollan los clásicos y los helenísticos. Los escritores retornan a los orígenes y los romanos rechazan lo nuevos. Sobresalen de esta época Cicerón, Horacio, Virgilio, Catulo, y Ovidio.
  • La etapa postclásica nace tras la pax Augustea, como consecuencia de la supresión de libertades republicanas llevadas a cabo por algunos emperadores. En esta época  resurge y triunfa la filosofía estoica. Se desarrollan y perfeccionan los géneros considerados menores incluida la novela y se resucitan algunos de los grandes géneros y el resto decaen. Muchos de esos géneros y obras son una crítica social y política. Este periodo perdura hasta la mitad del siglo II. Destacan Séneca, Tácito, Plinio el Joven, Petronio, Apuleyo, Lucano, Marcial.
  • El periodo de decadencia viene marcado por la irrupción del cristianismo como ideología y como literatura. El cristianismo recupera subgéneros griegos no utilizados anteriormente.

Durante todos estos siglos se siguió escribiendo literatura y tratados en latín, aunque de forma cada vez más reducida y erudita.

0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *