ALABEMOS AL VENCEDOR

EJEMPLO DE EPINICIO (poemas para alabar a los vencedores de los juegos deportivos)

A MEGACLES DE ATENAS,
VENCEDOR CON LA CUADRIGA
.

La gran ciudad de Atenas es el más bello proemio para asentar el cimiento de los cantos por sus corceles en honor de la prepotente estirpe de los Alcmeónidas. Porque ¿Qué patria, que morada podrás mencionar – como habitante de ella – más ilustres de proclamar ante Grecia?

En efecto, frecuenta todas las ciudades el renombre de los conciudadanos de Erecto, que en la divina Pitón edificaron, Apolo, tu admirable morada. A mí en cambio, lo que me mueve son cinco victorias en el Istmo, una gloriosísima olímpica de Zeus y dos en Cirra.

Megacles, logradas por ti y tus abuelos. Un cierto gozo siento por tu triunfo reciente, más me apena la envidia con que se pagan las hazañas nobles. Y es que – al menos así lo afirman – la felicidad, que, constante, le florece a n varón, conlleva lo uno y lo otro.

0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *